Preguntas que debes evitar al final de la entrevista.

La entrevista de trabajo es uno de los pasos más importantes con los cuales te enfrentarás al momento de conseguir un empleo. Los distintos esfuerzos realizados antes de la entrevista (carta de presentación, resumen, curriculum, hoja de vida…) tienen por finalidad llevarte hasta ésta, de modo que si lo has conseguido, no puedes desaprovechar en lo más mínimo ésta oportunidad.

Es recomendable que estés preparado para la entrevista y logres dominar la situación en cualquier instante, cabe destacar que, a pesar de haberte desenvuelto de forma exitosa en la entrevista, debes tomar en cuenta un aspecto muy relevante: las preguntas finales. En todo momento debes mantener una actitud profesional, intenta ser lo más prudente y discreto posible. En este artículo plantearemos una serie de preguntas (que suelen realizarse al final de las entrevistas) que debes evitar en todo momento, ya que solo ocasionaría que te descartarán como un candidato adecuo a las exigencias de la empresa, aunque sólo sean 6 o 9 palabras, éstas podrían marcar la diferencia arruinando prácticamente todo tu desempeño en la entrevista y el esfuerzo aplicado para poder llegar a ella.

Las preguntas que no debes realizar al final de una entrevista de trabajo, son:

¿Qué tal le pareció la entrevista? Encabezamos la lista con una de las frases más imprudentes, ya que presionar al entrevistador para que nos indique si tenemos posibilidades de obtener el puesto es una de las peores estrategias, independientemente si llegamos a percibir si es una persona amable y abierta con la cual no existiría problema al efectuar esta pregunta. La opción más recomendable es enviar próximamente una carta de agradecimiento y pasado los 3 días (o los pautados por el entrevistador) podrás llamarlo para informarte de cómo va el proceso de selección.

¿Tendré la facilidad de realizar cambios en mis horarios laborales? No pidas beneficios especiales o excepciones sin antes tener el puesto. Una vez seleccionado tendrás la facilidad de negociar ciertos aspectos siempre y cuando sea realmente necesario. Asimismo, se recomienda que aceptes el empleo únicamente cuando tengas la disposición de cumplir con los requerimientos.

¿En qué período podré tener mi primera promoción o aumento? Realizar esta clase de preguntas en el momento que estás recibiendo una propuesta laboral, es sinónimo de disconformidad en cuanto a la propuesta. Solamente lograrás conseguir que la empresa piense que su oferta no es demasiado buena, según tu punto de vista, por lo tanto, no tendrás interés en las tareas que te serían establecidas.

¿Controlan el uso del internet? Algo que nunca debes hacer en una entrevista es despertar suspicacias en los entrevistadores, ya que te mostrarás como una persona en quien no se podrá confiar. Si les planteas que deseas saber si controlan el uso de herramientas de trabajos podrías hacerles pensar que tienes la intención de usarlo para otras finalidades.

¿Es cierto que…? Llevar cotilleos a las entrevistas solo ocasionará que te descarten casi de inmediato. En tu primera impresión te tomarán como una persona conflictiva, dispuesta a traer y llevar chismes a la oficina.

¿Cuándo tendré mis vacaciones? Si no tienes idea de si comenzarás a trabajar en la empresa, y aún así comienzas a preocuparte más por tus días de descanso que por iniciar tus actividades, conseguirás que tengan una visión negativa de ti, ya que podrán pensar que eres un candidato con poco empeño profesional.

¿A qué se dedica la empresa? u otras preguntas básicas: Es irrelevante que hagas preguntas vinculadas al sector donde se desempeña la compañía, ya que son temas que debes investigar antes de efectuar la entrevista. De hacer preguntas de esta índole lograrás que te vean como un candidato con poco interés en la fi